rss feeds RSS / /

Lo que se nos viene encima II

Por Tecnologas

Hasta ahora los procesadores (o chips) se caracterizaban por ser objetos en extremo diminutos pero demasiado rígidos. John Rogers, profesor de la Universidad de Illinois (USA), ya ha inventado el primer chip flexible de la historia.
Para crearlo diseñó una forma ultrafina de silicio (el material del que se hacen los chips), de un espesor equivalente a una millonésima parte de un cabello humano, que se inserta en tubos de plástico también pequeñísimos que le otorgan resistencia.
Este desarrollo abre el camino para la creación de teléfonos móviles e iPods que modificarán absolutamente lo que conocemos hoy. Serán como papeles, que se doblan y guardan en el bolsillo. No obstante, el objetivo final de todo es llegar a fabricar chips que puedan implantarse en el cuerpo humano.


Si te ha gustado lo de disponer de ropa que se "lava" sola, ¿qué te parecería tener un electrodoméstico que al romperse se reparase sin ayuda? Pues la tecnología para esto ya existe, se llama biomimética y lo que hace es imitar procesos biológicos, en este caso, el de la cicatrización.
El sistema ha sido desarrollado por científicos de la Universidad británica de Bristol que han creado un material compuesto por minúsculos tubos de fibra de vidrio que se comportan de modo similar a los vasos sanguíneos en presencia de una herida.
El material, al romperse, expulsa una resina combinada con un material endurecedor, que sella la grieta en pocos segundos.
Se está probando para aumentar la seguridad de los aviones en vuelo, pero sus aplicaciones son insospechadas y podría llevar a toda una nueva generación de productos.
Ian Bond, creador de esta tecnología, afirma que la biomimética podría llegar a aplicarse en áreas como la regulación de la temperatura en espacios cerrados.



Artículos Destacados