rss feeds RSS / /

Legrado y aborto son lo mismo

Por Legrado

Cuando una persona escucha la palabra “ legrado ” generalmente la asocia con un aborto. La verdad es que se trata de un procedimiento ginecológico de lo más común y que se practica casi siempre en mujeres que tienen algún tipo de hemorragias extraordinarias en el útero. Este procedimiento lleva su nombre debido al instrumento con el cual se practica; la “legra”, que se trata de una herramienta médica parecida a una cuchara que se introduce en la vagina con el objetivo de raspar las paredes uterinas y de esta manera extraer el contenido no deseado que se encuentra dentro de la misma.

A pesar de que no siempre se utiliza como abortivo, el legrado también tiene esta función, es decir que una mujer puede someterse a un aborto por dos circunstancias, y de esta forma encontramos dos tipos de legrado: ginecológico que se practica cuando la mujer presenta sangrados menstruales muy abundantes o fuera de tiempo o bien que sangre después de que le ha llegado la menopausia, y el obstétrico que se realiza cuando la mujer ha sufrido un aborto, en donde se tienen que retirar los residuos que han quedado como la placenta o bien los miembros del feto.

De esta manera, cuando el legrado es de tipo ginecológico, el médico tomara una muestra del endometrio en forma de biopsia para determinar las causas por las cuales se están presentando sangrados extemporáneos y de esta manera poder hacer un diagnóstico. Por otra parte, cuando es obstétrico, el medico examinara si hay restos en la matriz por medio de una ecografía, que no es otra cosa que una especie de ultrasonido, en la cual se pueden apreciar los órganos internos por medio de un aparato, y a pesar de que se utiliza más que nada para ver la evolución de un embarazo, también es común que se utilice para inspeccionar los órganos del aparato reproductor femenino. Una vez que se ha examinado, de resultar que existen residuos, se podrá llevar a cabo el legrado que se practicará más que nada para evitar una hemorragia fuerte, la cual se intentará prevenir primero con pastillas que dilaten la matriz y así expulse lo que tiene de sobra, pero si no se logra se tendrá que recurrir al legrado como tal. De esta manera, la paciente será anestesiada de manera general y el médico procederá a abrir la matriz con unos instrumentos llamados dilatadores para posteriormente introducir ya sea una especie de aspirador o bien la legra para obtener el producto de la matriz.

Con estos datos expuestos podemos ver entonces que hay una gran diferencia entre un legrado y un aborto a pesar de que muchas veces sean vistos como sinónimos.


Artículos Destacados