GuidePedia

0


Ahora que el colegio se encuentra a la vuelta de la esquina es el momento de empezar a comparar precios entre las distintas opciones que existen para la adquisición de todo lo necesario para afrontar la vuelta al cole. El material escolar, los libros, los uniformes, el calzado, etc. suponen un gran gasto a asumir por parte de las familias. Además, todo este desembolso se realiza en un pequeño espacio de tiempo por lo que es conveniente ir ahorrando un poco para afrontar la cuesta de septiembre sin tanto esfuerzo.

Por eso es aconsejable seguir las recomendaciones que se hacen desde las diversas asociaciones de consumidores y con las que los padres van a poder ahorrarse algo de dinero en el equipamiento de sus hijos para el inicio del curso. La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) ha editado este decálogo:

1.- Solicitar becas: Es importante estar al tanto de las becas que ofrece cada comunidad autónoma y administración para los libros de texto, el material escolar, el comedor y el transporte. Aunque no sea una gran cantidad, obtener alguna de estas becas va a suponer un pequeño ahorro que se puede destinar a otros materiales que también necesiten los escolares durante el curso.    

2.- Hacer un listado de lo que realmente se necesita: Es necesario realizar un inventario de lo que ha quedado en perfectas condiciones del curso pasado y se puede utilizar durante este nuevo curso, así como de comprar solo las cosas que se van a usar, sin necesidad de adquirir productos que se van a quedar sin utilizar en la estantería, a pesar de que estos artículos sean considerados útiles.    

3.- Comparar precios: Esta es una tarea ardua y cansada, ya que hay que visitar todas las tiendas que se pueda a fin de encontrar las mejores ofertas. Por suerte, hoy en día, con las tiendas online se puede comprar todo lo necesario para la vuelta al cole sin moverse de casa y ahorrando dinero. Gracias a esta comparación de precios se puede minimizar la factura.    

4.- Libros de segunda mano: Los libros de los hermanos, primos o conocidos a veces se pueden llegar a heredar -aunque con tanto cambio de leyes de enseñanza, es cada vez más complicado-. En el caso de no disponer de esta opción, se puede acudir a alguno de los intercambios de libros que se hacen en algunos barrios o bien adquirir libros de segunda mano, que pueden llegar a costar la mitad que uno nuevo. En el caso de los intercambios de libros es necesario que el alumno no los estropee escribiendo sobre ellos, por lo que también se gana en responsabilidad del alumno sobre el material escolar.    

5.- Siempre que sea posible los escolares han de quedarse en casa a la hora de hacer la compra del material escolar, ya que de este modo se evita adquirir productos que les llamen la atención, especialmente lo que han visto anunciado en televisión u otros productos que han sido comprados por sus compañeros de clase.    

6.- Evitar las marcas puede suponer un gran ahorro. La diferencia entre un producto de marca blanca y otro conocido puede llegar a ser de un 30% en el ticket final de la compra.    

7.- Diversificar y escalonar las compras, ya que no todo el material escolar ha de ser adquirido el primer día.    

8.- En el caso de que el colegio obligue a utilizar uniforme, se pueden aprovechar los packs de ropa que ofrecen las grandes superficies comerciales, tanto en camisetas, calcetines, jerséis o chaquetas. También hay uniformes a muy buen precio si los compras por internet.    

9.- Para prolongar la duración de la ropa de los alumnos no hay que escatimar en el uso de rodilleras y en hacer dobladillos en los pantalones. ¡Los niños crecen muy rápido!    

10.- Pese a que el gasto en el mes de septiembre es muy alto, hay que evitar la solicitud de créditos para preparar adecuadamente la vuelta al cole. Y es que a pesar de que un crédito va a ofrecer dinero rápido, durante el período de pago se va aumentar el endeudamiento de la familia.    

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta durante la compra del material escolar es que es necesario conservar las facturas de compra para el caso de que haya que hacer alguna reclamación o devolver algún artículo que se encuentre defectuoso. 

Fuente: Vivaelcole.com

Publicar un comentario

 
Top